COMIENZA LA NUEVA ERA DE LA SELECCIÓN FEMENIL CON VICTORIA

Tal como pasó en el 2007, la Selección Nacional Femenil de México salió hoy al Estadio Azteca y se encontró con unas gradas vacías. La diferencia es que, al final de los primeros 90 minutos de la DT Mónica Vergara al frente de la femenil mayor, hay esperanza. La historia en la Selección, se reescribe con la de una mujer que puede llevar las riendas del conjunto y que comienza bien: jugadas a balón parado, individuales y de conjunto. Una victoria contundente de 3-1 ante Costa Rica en un partido amistoso.

La estratega le hizo honor al simbólico momento de salir a dirigir por primera vez –tras más de cincuenta años de historia de futbol femenil– y lo hizo vestida con la casaca negra de la Selección. La espera de 14 años brilló con el desfile de jugadoras ataviadas en el uniforme blanco: “gracias héroes”, decía en su pecho, con lo que resumieron un contexto de gradas vacías por la pandemia.

A los números también les gusta jugar: En el minuto 21’ del 20 de febrero del 2021, cayó el primer e histórico gol de la nueva era del futbol femenil en México: Nicole Pérez cobró un tiro de esquina que llegó directo a la cabeza de Rebeca Bernal –su compañera de equipo en Rayadas–, sin pensarlo y con los puños bien cerrados, la defensa remató dentro de la portería rival con la fuerza y el coraje de alguien que entiende cómo ser letal.

El ansiado gol y el equilibrio de la Selección, apretaron las gargantas. Los rayos del sol movido a 23 grados, iluminaron el tanto desde fuera del área y de pierna izquierda de Katty Martínez, otra de las figuras de la Liga Mx Femenil, al minuto 36’. El destino era irrevocable.

Recién comenzado el medio tiempo, Steph Mayor y María Sánchez, mostraron el juego de conjunto que además practican a diario en Tigres: se hicieron señas y circularon el esférico para anotar el tercer tanto de la tarde al 52’.

La estratega Mónica Vergara comenzó con los cambios y dio oportunidad a jugadoras titulares de la Liga como Licha Cervantes, Alison González, Montse Hernández o Liliana Mercado –entre otras–, quien se quedó con el gafete de capitana al sustituir a Mayor.

La rotación desordenó un tanto a las seleccionadas y Costa Rica aprovechó para descontar con Fabiola Villalobos al 81′ 3-1, pero hasta ahí.

Mónica Vergara, respaldada por más de una decena de personas del cuerpo técnico, se enfundó en abrazos con las jugadoras tras cada gol y al final del partido. Pararse en la cancha como lo hizo hoy, ha sido el principio de un nuevo llamado del futbol femenil a las mujeres para tomar las canchas y el término de más dos décadas de estancamiento.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search