¿EL FIN DE LA DINASTÍA CUÉLLAR?

Leonardo Cuéllar llegó a la Selección Mexicana Femenil luego de que Gil Monterd fracasara en el Pre-Mundial de 1998, el cual otorgaba dos boletos al Mundial de Estados Unidos 1999. El hecho de no conseguir el resultado, luego de que en 1991 y 1995 el Tri Femenil quedó fuera de las competencias mundiales, llevó a la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut) a tomar la decisión de buscarle un sustituto a Monterd y ese personaje fue Leonardo Cuéllar, quien desde aquel momento planteó un proyecto de desarrollo a 18 años, lo cual cumplió en tiempo, aunque en objetivos terminó por estancarse.

Casi dos décadas de un mismo estilo

Enrique Borja, quien era el presidente de la Femexfut en 1998, fue el encargado de invitar a Cuéllar para integrarse al equipo nacional y su primer logro fue superar a Argentina en el repechaje al Mundial. Desde entonces, con un sistema de juego basado en la inclusión de jugadoras mexicoestadounidenses, el Tricolor femenil comenzó una etapa de altos y bajos que no terminaron por consolidar su futbol.

Las casi dos décadas de Cuéllar en el banquillo dejaron tres participaciones en Mundiales de categoría Mayor, unos Juegos Olímpicos, dos medallas de oro en Juegos Centroamericanos y del Caribe, y cuatro preseas en Juegos Panamericanos, una de plata y tres de bronce. En los Mundiales no alcanzó a ganar ninguno de los nueve partidos disputados, fueron seis derrotas y tres empates.

En el 2007, antes de asistir a los Juegos Panamericanos de Río, el estratega declaró que, si no subían al podio como lo habían hecho en las dos ediciones anteriores, se iría, pero no fue así; tuvieron que pasar nueve años más para que dejara su puesto, aunque él siguió como auxiliar de selecciones menores por algunos meses más.

En enero de 2019, Christopher Cuéllar, su hijo, ocupó su cargo. Las credenciales del vástago eran haber llegado como voluntario al cuerpo técnico de la selección en el 2005, fungir como entrenador de porteras, titularse como entrenador en el 2011 y llevar las riendas de las categorías juveniles en algunas ocasiones. Ya como timonel del equipo mayor cosechó dos fracasos: la peor actuación del equipo mexicano en unos Panamericanos (Lima 2019), al no superar la fase de grupos por primera vez, y el cuarto lugar en el Preolímpico del 2020.

Ante este panorama, el cambio parecía impostergable y así sucedió: el pasado lunes 18 de enero, la Femexfut anunció la salida de Christopher Cuéllar y el martes 19, la llegada de Mónica Vergara al equipo mayor, además de que Maribel Domínguez tomaría a la categoría Sub-20, Ana Galindo a la Sub-17 y, posiblemente, Karla Maya a la Sub-15. Por primera vez en la historia de la Selección Mexicana Femenil, cuatro mujeres al mando de todas sus categorías, en un contexto mundial en el que la misma FIFA ha promovido la integración de mujeres a diferentes cargos de toma de decisiones en el balompié.

 

Las reacciones

 

Fátima Leyva, quien fuera seleccionada nacional bajo el mando de Leonardo Cuéllar, expresó que son decisiones que tenían que llegar al equipo mexicano, una exigencia de la época actual en la que los cambios eran necesarios.

“Con Mónica Vergara en la Mayor se le da un seguimiento (…) me da muchísimo gusto que le hayan dado la oportunidad (…) Buscar a otra persona hubiese sido injusto para quienes han estado ahí, trabajando, ellas lo van a hacer excelente”, declaró la futbolista olímpica de Atenas 2004.

En cuanto al legado que dejan los Cuéllar en la Selección y lo que puede construir o ya construyó Vergara, Leyva explicó: “ella ama su trabajo, es apasionada, siempre da lo mejor, va a dar un cambio (…) sobre el legado de Cuéllar, nunca escuché comentarios ni favorables ni desfavorables”.

Tomando en cuenta que Leonardo Cuéllar se quedó 18 años y su hijo dos, se le cuestionó a Leyva qué periodo se le debería plantear a Vergara para alcanzar ciertos objetivos:

“Con Mónica Vergara no va a ser complicado alcanzar los objetivos, pero sí hay que cambiar hábitos, cuestiones que trabajar (…) tiene una gran responsabilidad, los primeros objetivos deben ser calificar al Mundial y volver a los Juegos Olímpicos, creo que ella se va a basar en eso, seguro va a reorganizar y reestructurar todo (…) yo calculo que debería estar ahí por lo menos ocho o 10 años con su proyecto. Lo importante es que la Federación le dé el respaldo, tiene capacidad, tiene experiencia, lo tiene en sus manos”.

La Femexfut informó que en las próximas semanas vendrá una concentración de la Selección Mayor, lo cual sería parte de su preparación en un proceso que incluye el clasificatorio al Mundial de Australia-Nueva Zelanda 2023, el primero en el que participarán 32 selecciones, por lo que habrá cuatro boletos directos para Concacaf, es decir, más que nunca, la escuadra mexicana tendrá la posibilidad de calificar sin mayores inconvenientes a la justa mundialista.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search