ALARGAR LOS SUEÑOS EN LA LIGA DE ASCENSO

Por: Cynthia Ibarra (colaboradora debut)

¿Alguna vez se han preguntado qué pasaría si un equipo campeón de Liga BBVA femenil descendiera porque su conjunto afiliado varonil quedara último en la tabla?

El pasado 24 de abril se dio a conocer que la Liga de Ascenso sería “suspendida” durante seis temporadas, lo que pocos saben es que había ocho clubes que contaban con un equipo femenil.

Es extraño pensar que para la Liga de Ascenso no es requisito tener un equipo femenil desde que surgió la Liga Mx Femenil en el 2017, lo cual deja a desear en el cómo está formada su estructura ya que dependen del club varonil para pertenecer a la Primera División.

Ahora pensemos en los equipos que se forman cuando un equipo varonil logra ascender, al no tener ningún proyecto femenil previo, las probabilidades de competir contra los otros equipos es casi nula. No es de desconocimiento público que un equipo formado meses antes de un torneo profesional, no alcanzará a definir un estilo de juego, armonía en el equipo y menos dará resultado. Esto le pasa al varonil aún después de subir con un equipo que lleva años jugando y no logra competir contra los conjuntos de máximo nivel.

Doradas de Sinaloa y Mineras de Zacatecas fueron los equipos pioneros del futbol femenil en la Segunda División (antes de la suspensión de la Liga de Ascenso). A pesar de todo, ambos equipos continuarán con el proyecto, pero al no tener un torneo profesional, ellas juegan en las ligas locales y han tenido dos amistosos, uno se lo llevó Doradas y el otro lo ganó Mineras en penales.

Existen varios de estos equipos que se han formaron de manera independiente al club varonil como las Jaibas Bravas (que existen desde el 2012) y que poco a poco han hecho crecer su proyecto, compiten en la Liga Mx Tampico y la Liga Mayor Femenil. Además existe la Escuela Municipal de Futbol Femenil de Tampico que continuará con sus entrenamientos y donde Paulina Bueno es la coordinadora cuya labor es trabajar un proyecto con varias categorías juveniles.

Las Leonas Negras tienen también un conjunto competitivo y son de la Universidad de Guadalajara (UDG) de donde han sacado su base para la Liga de Ascenso, sin duda, poseen toda la estructura para poder llegar al ámbito profesional. Este conjunto compite con la Universidad en diferentes torneos nacionales y han mostrado un gran nivel en todas competiciones.

En el Zacatepec se presentó la creación de un equipo femenil en septiembre del 2019, el cual iba a competir en la Liga Mayor Femenil, sin embargo, con la llegada de la pandemia el equipo varonil tuvo complicaciones económicas y se anunció el traslado de la franquicia a la ciudad de Morelia, Michoacán para convertirse en el nuevo Atlético Morelos. La nueva directiva desea continuar con un proyecto femenil y, aunque no serán las mismas jugadoras, se espera que en un año se forme un nuevo equipo.

Otro ejemplo es el de Venados (as) F. C. que tampoco se quedó atrás, decidió estar preparado para el ascenso, se desarrollan en la Liga Premier de Yucatán y, con la dirección de Ana Fleites como entrenadora, han logrado posicionarse. Su último torneo fue en el Dominatón 2020 que organizó el club para apoyar a la sociedad a causa del Covid-19, donando insumos al Banco de Alimentto de Mérida; participaron más de 130 jugadores juveniles de diferentes equipos como de Chivas, Pumas, León, Venados, Mineros, Leones Negros, Correcaminos, Afouteza Xalapa y Celta Campeche, participantes tanto de la rama femenil como de la varonil.

El conjunto de Cafetaleras (Chiapas) tiene a Alexa Centeno al frente del proyecto femenil. En el 2019 el club abrió la oportunidad para un equipo femenil y poco a poco se han ido estructurando para tener el formato que pide la Liga Mx Femenil.

El pasado 7 de agosto Cafetaleras hizo la presentación de su plantilla femenil 2020, lo que nos indica que ellos son de los pocos equipos que continuarán apoyando al femenil. De hecho, las Cafetaleras ya juegan en la Liga Mexicana de Futbol Femenil dentro de la zona de Chiapas representando a Tuxtla Gutiérrez.

El Club Correcaminos de la UAT pertenece a la Universidad Autónoma de Tamaulipas, hace dos años comenzaron el proyecto y con la pandemia se vio afectado tanto el club como la Universidad. A pesar de la adversidad, la Escuela de Futbol Femenil Correcaminos UAT, continuará con el proyecto a cargo de Mario Sarmiento así como padres y madres de familia.

Incluso, seguirán contando con el apoyo de algunas autoridades: el Club proporcionará uniformes, igual que la Universidad. El equipo participa en la zona norte de la Liga Nacional Juvenil, además de contar con invitaciones como la Selección Nacional Mexicana Sub 15, América, Toluca y Tigres de la UANL; las cuales van a retomar en cuanto el semáforo esté en verde.

Finalmente, con la suspensión de la Liga de Ascenso, solo siete de los ocho equipos femeniles seguirán apoyando los proyectos. Esperemos que estos esfuerzos aislados y hasta personales, alcancen a impulsar los sueños de las jugadoras que, por lo pronto, deberán alargar el sueño de ser profesionales por al menos tres años más.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search