“HOY PARTIDO A LAS TRES”, PELÍCULA DE FUTBOL LLANERO EN VOZ DE CLARISA NAVAS, DIRECTORA

Tienes una cita con el balón todos los domingos al medio día en esa cancha de tierra con manchas de pasto. Limpias los botines en la mañana, metes en la mochila el uniforme negro con vivos en naranja que en el pecho tiene inscrito “Carnicería Los Patitos”. Nunca faltas. Es tu recargo de baterías, es la mejor forma de empezar y de cerrar la semana, de sentirte figura cuando mandas a colgar un balón del ángulo y la porra, llena de amigos y familiares, saltan para gritar el gol. Es eso. Es el futbol llanero.

La película ‘Hoy partido a las tres’, de la argentina Clarisa Navas, refleja cada recóndito lugar de este tipo de futbol, que si bien, lo plasma desde la perspectiva de su país, no se distancia de lo que se vive en la realidad mexicana, sobre todo en el interior de la república.

Todo comienza cuando un grupo de mujeres juegan futbol en una ‘canchita’, en la ciudad de Corrientes, ubicada al norte de Argentina. La ‘cascarita’ nocturna con la que inicia la cinta es sólo el preámbulo del clímax: un torneo organizado por un candidato político -sí, tal y como sucede en México – al que están invitadas Las indomables, el equipo protagonista. Pero resulta que lo más importante no sólo será el futbol, sino todo lo que lo rodea: una serie de líos amorosos, broncas y una tormenta que deja la cancha hecha añicos y, ante todo, la actitud de rebeldía de un grupo de futbolistas que toma al balón como estandarte feminista, aun sin darse cuenta, por lo menos así nos lo relata su directora, quien está segura que el balompié es una forma en la que las mujeres nos empoderamos en un mundo que sigue necesitando del feminismo para romper los techos de cristal.

1.- ¿Cómo llega a ti esta idea de filmar ‘Hoy partido a las tres’?

Surge porque siempre jugué futbol y conocí muy bien este universo del futbol femenil, sobre todo en el norte, yo soy de Corrientes; además, me pareció que había una gran deuda del cine argentino con todo este mundo, a partir de ahí empecé a pensar en que valía la pena hacerse una película así. Convoqué a mis compañeras, que nunca habían hecho una película, pero pensé en esta posibilidad de hacer una cinta que transitara por un montón de vivencias del futbol femenino amateur-barrial.

Navas regresó a su ciudad natal para revivir aquello que ya tenía en sus entrañas, su época como futbolista amateur, sólo que ahora desde la revolución que provoca el séptimo arte al contar historias y en este, su primer largometraje, el reto fue grande, pues el elenco estuvo conformado por jugadoras reales, quienes se enfrentaban por primera vez a la actuación.

2.-¿Cómo lograste hacer que estas jugadoras explotaran sus dotes histriónicos?

Con la mayoría de las implicadas hay experiencias sensibles en común y cada una tiene un universo muy particular expuesta (…) cuando hablaban de una experiencia o una anécdota se revivía y el guión ligado a un plano más real del mundo de cada una.

Clarisa sabe que su película puede disfrutarla cualquiera que ame el futbol, pero al final, son quienes han pasado por estas vicisitudes los que podrán saborear mejor la historia.

3.- La película muestra al futbol femenil en su versión más real, la del futbol llanero…

Fue una manera más real de acercarse, en ese sentido tanto yo como la mayoría de las chicas lo vimos desde adentro, eso genera un acercamiento más próximo, hay amor, pasión, muy fuerte, el entregarse al futbol o a cualquier actividad deportiva como una cosa desmedida.

4.-Se muestra a una mujer empoderada, fuerte, líder… ¿qué tanto hay de rebeldía y de feminismo en tu película?

Siempre he defendido al futbol como otra forma de repartición de estos ejercicios de empoderamiento y feminismo, por suerte ahora hay una conciencia en Argentina sobre esto, pero este ejercicio por muchos años ha pasado en el futbol, en la cancha, en el responder un acoso, esos microgestos son una resistencia real, en un disponer y poner el cuerpo para una pasión que está alejada de lo que pretender el patriarcado o de lo que se dijo que “debía ser una mujer”. Todas las cosas que aparecen en la película las viví o lo hicieron mis compañeras y muchas veces sin pensar en que fuera feminismo, sino como una cosa más pulsional, el defenderse para seguir existiendo en un contexto hostil.

Hoy partido a las tres ha recorrido el mundo en diferentes festivales y en cientos de salas. Aquí en México se exhibió en la Cineteca Nacional como parte del ciclo Talento Emergente.

5.- ¿Cómo te sientes con la forma en que tu película ha sido recibida alrededor del mundo?

Fue una sorpresa porque de una forma muy local pasó a tener un carácter mundial, pues estuvo en todos los continentes, y para todos fue sorpresa porque algo tan de acá, con formas de hablar muy nuestras, sin embargo, en un festival de Corea, una chica se me acercó y me dijo que vivía lo mismo, las mismas precariedades para llevar adelante el futbol, entonces se tocó algo de una manera sensible, algo compartido por las mujeres de todo el mundo (…) también, esto se da cuando recién el futbol argentino femenil se profesionalizó, hay un montón de conquistas que van allanando el camino, es lindo pensar que Argentina avanza un poco más.

Sin duda, el futbol argentino mantiene latente la vida que muestra Clarisa en esta cinta, pero también está levantando la mano para comenzar a entrar en la lucha con los grandes de Sudámerica, que en el futbol femenil ese mote sólo se lo queda Brasil, sin embargo, con la reciente noticia de la Liga profesional y la calificación al Mundial de Francia 2019, las cosas pronto pueden cambiar.

6.- ¿Qué opinas de todo lo que ha sucedido en el futbol femenil de tu país?

Es algo importante a nivel simbólico, el ocupar La Bombonera de Boca, un espacio que siempre fue negado, es reparatorio (sic), hablar de la cantidad de mujeres que venían de trabajos precarios y que ahora puedan tener un sueldo en el futbol, aunque tampoco puedo creer que se tardó tanto. Por otra parte, sé que esto ocurre sólo en Buenos Aires y va a ser complejo que llegue al resto del país, a las periferias, que son igual de grandes y han estado luchando, tal como en la película, donde las jugadoras son del Chaco o de Corrientes. Sí está allanado el camino, pero eso no implica seguir luchando, además, el futbol amateur va a seguir existiendo, pues representa una reserva de lo salvaje, una experiencia ligada a formas no tan capitalistas, pues el futbol desborda el plano económico.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search