“SMILF”, LA VUELTA DE TUERCA A LA MATERNIDAD

Mis hij@s y yo tenemos una tarea: Hacer un timeline una fotografía por año de su vida, desde el día cero de su existencia, hasta cómo se ven hoy. Eso ha significado rascar en un disco duro las imágenes que se han ido acumulando a través de estos pocos años y que, aún siendo digitales, pareciera como si tuviera que soplar telarañas.

El caos que aparece detrás del foco con juguetes regados, mis frecuentes despeinadas y la cocina explotada, fueron cosas que me hicieron pensar ¿qué tan adorable fui como madre en su primera crianza? ¿y por qué habría querido ser así?… Pero hoy que vi el trailer de la serie llamada SMILF, más bien me reí mucho con una frase con la que pude proyectarme: Me veía como una “homeless great” igual que la protagonista, Bridgette, una mujer temperamental y descuidada, “la última persona en el mundo para dar lecciones de nada. Una madre terrible y una persona terrible. Y aún así, adorable…”, como la describen en El País.

De acuerdo al mismo diario, donde por cierto encontré una gran reseña “los personajes que pasan por esta serie son bastante desastrosos todos, sobre todo la protagonista y su madre, interpretada por una gran Rosie O’Donnell en un papel tan cómico como trágico y tan desagradable… Pero en el caos y desastre de su vida, en medio de su sueño por ser jugadora de baloncesto profesional o triunfar en la actuación, Bridgette consigue trasladar al espectador cierto halo de esperanza”. ¿Ya vieron por qué me atrapó?… el basquetbol.

Ya hemos hablado que las madres somos tan diferentes como cada trozo de concha en la orilla de la playa… igual que l@s hij@s. Y por eso la serie, que seguramente amaré porque le da una vuelta de tuerca a la maternidad –y porque trata justo del tema que acá nos tiene–,  también plantea cuestiones de feminismo, de los abusos sexuales porque Bridgette los sufrió de pequeña, de empoderamiento de la mujer, de moralidad… en fin.  No creo descansar hasta encontrar una plataforma para poder verla y me gustaría saber si alguien ya lo hizo.

Qué más hubiera querido yo que cuando iba a jugar basquetbol con Bruno pequeño y Olympia en la carreola, no me llamaran ¡maaaami!, no se cansaran por el sol, no se metieran a la cancha o no lloraran de fastidio… pero el tema de “¿qué sería de mi vida si no hubiera tenido hij@s?” estoy por comérmelo en palomitas viendo SMILF. ¿Y ustedes?

EL DATO:

Con su recién terminada primera temporada (en España, en Movistar +) ya suma dos nominaciones a los Globos de Oro como mejor comedia y mejor actriz de comedia (Frankie Shaw).

LES RECOMENDAMOS:

‘SMILF’, la tragicomedia de la maternidad en bancarrota

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search