LUZ ALICIA GORDOA TRIUNFA EN EL DEPORTE REY Y HACE HISTORIA

Nunca nada le quitó el sueño por el diamante. Su esposo falleció cuando ella estaba embarazada. Luz Alicia Gordoa decidió desde entonces que recorrería el camino de esta vida como madre soltera, pero en las distintas canchas y campos del deporte: De futbol, de voleibol, de basquetbol, de softbol y, sobre todo, de beisbol. El dolor quedó atrás y en el presente, fue su hija de 14 años, la principal persona encantada cuando supo que su madre se convertiría en la primera mujer ampáyer mexicana que escribirá historia dentro de un partido oficial de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB).

“Perdón por la palabra, pero se siente bien fregón”, así es como la voz de Luz Alicia Gordoa se escribirá en las primeras líneas de una batalla por la equidad de género en el “deporte rey” que ha sido larga, pero que apenas comienza. Será en el partido de Diablos Rojos vs Guerreros de Oaxaca, donde a sus 41 años la ampáyer nacida en Sinaloa se haga cargo de la tercera base (es una de lxs cuatro ampáyers que estarán presentes en los tres partidos entre México y Oaxaca) y el ánimo de las que vienen detrás como Paulina Barajas, de la CDMX, se enciende.

“Desde los 18 años he estado dentro del softbol como jugadora (pitó partidos de futbol 21 años), pero como ampáyer de beisbol tengo ya siete años”… dice Gordoa.

La actividad del béisbol, que durante casi cien años había funcionado solo con hombres en todos sus puestos, le pone grandes retos a la ampáyer de 1.70 de estatura, pero tal como lo ha hecho ni en su tierra, en ningún otro diamante en el que se pare la verán flaquear:

“¡Claro que estoy lista!, he presenciado estadios llenos, igual puede ser como lo viviste como jugadora en algún nacional o mundial, por eso no me quita el sueño que la gente se porte de alguna manera grosera”…

Hoy el diamante verá en acción a Luz Alicia Gordoa, quien al mismo tiempo que considera ciertos sacrificios, va rompiendo con el estereotipo de lo que significa ser madre y plantea su lógica:

“Igual hay sacrificio, como el dejar a tu familia, a tu hija, que la cuiden tus papás, es un sacrificio grande dejar tu tierra, pero también te llena de virtudes el estar aquí para decirle a la mujer que nunca tire la toalla y que luche por lo que ella quiere… lo que me he partido el alma para estar aquí significa todo”.

 

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search