LA LIGA MAYOR FEMENIL: UNA OPORTUNIDAD PARA JUGAR FUTBOL

Por Stephanía González

Hace unos meses, México no tenía equipos femeniles de futbol que contaran con el apoyo de la Federación Mexicana de Fútbol (FMF); sin embargo, esto no quería decir que en nuestro país las mujeres no se desempeñaran como futbolistas -con carencias obvias, pero con la oportunidad de patear un balón-.

En agosto del 2012, Rodrigo Dey Ramírez tuvo la misión -y visión- de apoyar el talento femenino en el balompié creando una liga Sub-23: la Liga Mayor Femenil (LMF).

Dey Ramírez -presidente de la LMF-, en una entrevista para un portal capitalino, mencionó que esta liga ofrece a las practicantes de este deporte una oportunidad de competir a alto nivel:

“El control de calidad es la diferencia, desde que fundamos la Liga Mayor, muchos equipos quisieron venirse para acá, la verdad es que no aceptamos a todos. Nuestra idea nunca fue crear una organización donde jueguen todos los equipos porque al final de cuentas eso empieza a bajar de nivel”.

En relación con lo anterior, el presidente enfatizó que la competencia es primordial para la Liga:

“Nosotros no lo vemos como un gran negocio de traer a todos los equipos, sino lo que buscamos es que haya un nivel con lo mejor del fútbol femenil”.

Con ese objetivo en mente, la liga se apegan a instituciones importantes, convirtiéndola así en una competencia de “élite”, ya que las alianzas -si es que podemos llamarlas de esa manera- son con la Universidad Nacional Autónoma de México, Universidad De Las Américas, Universidad de Guadalajara, Tecnológico de Monterrey y la Autónoma de Nuevo León.

Debido a estas alianzas, la respuesta -o demanda- ha sido muy buena, por lo que la LMF tiene un sistema de competencia por zona -noroeste, centro, bajío/occidente y sureste- que concluye en una fase final donde se miden todas las escuadras campeonas.

Cabe resaltar que para cada zona corresponde un coordinador/a encargado/a de la agenda futbolística y el sistema de competencia para la clasificación a la Liga Nacional Femenil.

A pesar de contar con el apoyo de las instituciones y la gran demanda, la falta de recursos y de atención -o seguimiento- por parte de los medios de comunicación han sido los mayores problemas a los que aún se enfrenta la liga:

“La clave son los medios de comunicación […] si nosotros logramos proyectarnos en medios, entonces la gente va conociendo a los equipos y a las jugadoras”.

Como consecuencia de ello, nadie -o poca gente- sabe que en la LMF han tenido jugadoras seleccionadas de Venezuela, Paraguay, Costa Rica, Guatemala, Colombia, Panamá y, por supuesto, México.

Ya ni hablar de la negación del registro en el sector amateur por parte de la FEMEXFUT.

Por ello, es importante que más gente conozca la existencia de esta gran oportunidad para que más mujeres se sumen y comiencen a formarse como jugadoras de calidad y, por supuesto, con competitividad.

En lo personal, me fue importante darles a conocer esta liga, ya que desde hace unos meses a la fecha nos hemos enfocado en la LIGA MX Femenil, pero en el país existen ligas femeniles que no han sido conocidas por las condiciones en las que se encuentran.

Además, si en las visorias hechas por los 16 equipos que conforman la LIGA MX no pudieron quedar clasificadas, las puertas no están cerradas.

Un dato importante de esta liga es que la actual escuadra campeona es Pumas Femenil; las universitarias fueron parte del Clausura 2017, como preparación previa al inicio de la LIGA MX Femenil.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search