ANTES CARGABA COSTALES DE ARROZ, HOY GANA CARRERAS INTERNACIONALES

El video fue realizado por el cineasta Lloyd Belcher.

Cada año National Geographic elige a 10 personas con el fin de otorgarles un premio anual al que llama “Aventureros del Año”. El perfil de los candidatos se decide entre aquellas personas de todo el mundo que hayan realizado grandes sueños en exploración, conservación, restauración cultural, deportes de aventura y humanitarismo. El ganador se define cada año a través del voto de la audiencia por aquel que más los inspira.En esta ocasión Mira Rai se llevó las palmas y aquí les dejamos parte de su historia para que sepan el por qué.

Mira Rai creció en una aldea rural en las montañas Bhojpur del este de Nepal. Tiene 29 años y sus sueños siempre han ido mucho más allá de las expectativas convencionales para las mujeres nepalíes.
“Siendo niña, siempre crecí con la indicación de conocer mi lugar, suprimir mi voz, y actuar de cierta manera”, dice.

“Para mí, liberarme de estas tradiciones era un gran sueño”. Como la hija mayor de cinco hijos, se esperaba que ella trajera agua, cultivara y cuidara ganado además de ayudaren casa. A los 12 años, había dejado de asistir regularmente a la escuela para transportar bolsas pesadas de arroz de hasta 28 kilos por senderos empinados -a menudo descalzos- para vender en el mercado.

Fue un trabajo duro, pero también un gran entrenamiento para una futura corredora. Los rebeldes maoístas llegaron a su pueblo cuando ella tenía 14 años y Rai decidió unirse a ellos para ganar dinero y buscar una vida diferente. Después de dos años regresó a casa sin haber luchado nunca una batalla, pero mientras se entrenaba con los rebeldes, no solo aprendió a usar las armas, también destacó en la carrera y el karate.

Un día se preguntó qué podría hacer con sus habilidades dado que Nepal no tiene una tradición de competir en deportes profesionales, mucho menos las mujeres.

Hace dos años finalmente consiguió su gran oportunidad, por casualidad. Rai estaba corriendo afuera de Katmandú cuando dos corredores masculinos fueron invitados a entrar en su primera carrera de trail, el Kathmandu West Valley Rim 50K. Mira no tenía ningún equipo especial o entrenamiento para tal distancia. Era también la única mujer en la carrera. Pero contra todos los pronósticos, derrotó a todos, incluso a los hombres y no solo eso, era lo más lejano que había corrido.

A partir de ahí, una comunidad de seguidores se le unieron para dar a Rai la oportunidad de competir en carreras internacionales de trail running. Hoy en día, el mundo del running la reconoce como un fenómeno de carreras de gran altura. Y ella está dentro de una misión para ayudar a mujeres y hombres de Nepal a través de los deportes. Como parte de esa misión, mientras se recuperaba de la cirugía de rodilla en octubre pasado, organizó una carrera en su pueblo natal. Rai dice que su trabajo para empoderar a otros acaba de comenzar.

“Nos hemos dado cuenta de que Nepal tiene un enorme potencial para desarrollar atletas competitivos, para lo cual estamos organizando una serie de carreras en Kathmandu”, dice Rai. “Estas son carreras cortas dirigidas tanto para principiantes como para corredores experimentados”.

Mira se ha convertido así en un referente de las niñas en Nepal, “es la inspiración de la nueva generación de nepalíes jóvenes” dicen quienes la conocen. Sin embargo  ella sigue siendo humilde. “He podido hacer las cosas que hice porque mucha gente creía en mí y se arriesgaba, y quiero darle lo mismo a los demás para que puedan tener una oportunidad tal como lo hice”, dice Rai. “Tenemos un dicho en Nepal: ‘Khana pugyos, dina pugos’, que significa:

“‘Que haya suficiente para comer, que haya suficiente para dar'”.

FUENTE: National Geographic.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search