SOFÍA PAYÁN, LA MVP DEL CENTROBASKET U17

Por Olga Trujillo

La mexicana Sofía Payán hizo un tiro certero en la final del Centrobasket femenil U17 ante Puerto Rico y la euforia resonó en las gradas, México mantenía el marcador arriba pero el partido estaba reñido. Sin embargo, un segundo después de aquel disparo, Sofía yacía en el piso y la imagen de dolor en su rostro, mientras se quejaba de un tobillo, preocupó a la banca desde donde el entrenador Gerardo Guzmán se preguntaba si Sofy podría regresar.

“Sí se lastimó y ese es el ejemplo que puede resumir lo que ella es” dice en entrevista ‘Choco’, como le dicen al encargado de dirigir a esta categoría y agrega “en su cabeza nunca pasó la idea de ya no jugar por la torcedura” y lo que es más “solo pidió que le apretaran más el vendaje y regresó con una sola idea: ganar”.

Desde la tribuna el suceso se percibió como una falsa alarma pues la titular indiscutible de la selección volvió a la duela, pero “bueno fuera que hubiera sido el puro susto” contesta Sofía Payán y ríe al respecto “cuando brinqué para tirar, la jugadora se puso delante de mí y la pisé, me doblé el tobillo al grado de tener un esguince y aún así jugué”.

Ese día la nacida en Chihuahua metió 36 puntos, su mejor actuación de todo el certamen: Ante Guatemala anotó 24, contra El Salvador 22, ante Islas Vírgenes Británicas 16, en la semifinal contra Costa Rica ocho, por eso la final para ella fue de ensueño. No solo ayudó al conjunto para llevarse el oro, sino que fue nombrada la mejor jugadora (MVP) de la competencia.

“La experiencia estuvo super padre, porque aparte de la competencia y que todos los países estaban super fuertes, hubo mucha convivencia” dice Sofy con el entusiasmo de una adolescente que apenas el seis de agosto cumplió 17 años.

La garra de Sofy y el gusto por el basquetbol no son una casualidad. Nació en el estado donde se formó el legendario equipo de las ‘Adelitas’ también conocidas como ‘Guerrilleras’.

“La mayoría de mi familia juega o jugó basquetbol, entonces desde que estaba muy chiquita estoy en ese ambiente: iba a practicar un rato mientras empezaba mi clase de gimnasia porque mis hermanas también jugaban, hasta que mi abuelito materno me convenció para empezar a entrenar y lo hice ya formal como a los 12 años. Desde el primer día me gustó además de las prácticas, por las amistades”, comenta Payán.

Por eso la estudiante de bachillerato y de 1.70 de estatura Y 64 Kg., ha llegado con su basquetbol más allá de las fronteras. Justo el mes pasado fue invitada por segunda vez como representante de México al evento organizado por la NBA llamado Basquetbol Without Borders (BWB) –el año pasado, en Nueva Orleans, se convirtió en la primera mexicana en asistir a un campamento de esa magnitud-. El certamen organizado a nivel global, cuya intención es el desarrollo y promoción global del basquetbol, se llevó a cabo este año en Bahamas y de los 66 jugadores provenientes de 16 países (entre los cuales también fueron las mexicanas Karla Alejandra Martínez Hidalgo y Rebeca Morones)–, Sofy ganó el concurso de tiros de tres.

“No aceptes la derrota, pero aprende de ella”, la frase favorita de Sofía Payán.

Lo anterior y representar a México en el Mundial U17 en Zaragoza, España, son sus mayores logros por los que Sofy trabaja día con día: “me levanto temprano al físico, después voy a la escuela, luego llego a casa a comer y descansar un rato para prepararme y entrenar dos horas”. El regreso a casa para bañarse y cenar son otro premio. El aprendizaje es un plus:

“Ir a un evento de estos es para aprender miles de cosas, físicamente y mentalmente. Porque uno puede pensar que ya sabe todo y que solo le falta perfeccionarlo, pero yendo a un campamento de estos te das cuenta de que no sabes naadaa y tienes que trabajar muchísimo para ser la jugadora que quieras ser. Mentalmente que seas fuerte y que te des cuenta de que sí puedes, que si te lo propones lo puedes cumplir”.

Sus palabras parecen tener más edad y el coach Gerardo coincide: “Sofy puede, aparentemente, tener límites técnicos en su juego, pero es sorprendente la forma en la que resuelve las situaciones, además es una líder positiva, no discrimina a nadie ni es prejuiciosa”.

La adolescente sabiduría de Sofía es incluso capaz de reconocer el talento de las demás mexicanas y también las fallas de un país que no lo valora: “Sí, hay muchísimo talento en México, pero no hay entrenadores suficientes o personas que sepan explotarlo o cómo hacerlo crecer. Considero que el basquetbol femenil tiene la misma importancia y el mismo nivel que el varonil, todos representamos a un mismo país, aparte las mujeres de las Sub han pasado dos años seguidos a mundiales mientras que los hombres no”. Ha dicho.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search