ARRANCA LA LIGA MX FEMENIL, LA ANSIADA OPORTUNIDAD

Por Kateren Maya

Entre luces y sombras, el balón de la Liga MX Femenil comenzará a rodar este viernes cuando se dé el silbatazo inicial en el duelo entre Pachuca y Pumas. La expectativa por el torneo de fútbol de mujeres ha sido grande entre las jugadoras, ya que por primera vez tendrán la oportunidad para demostrar su talento en un certamen avalado por la Federación Mexicana de Fútbol.

Sin embargo, se nubla este torneo cuando salen a la luz las condiciones laborales que ofrecieron los clubes. De acuerdo con una nota de Marlene Santos, publicada el 24 de julio, los sueldos no podrán rebasar los dos mil 500 pesos mensuales y además los contratos señalan que en caso de embarazarse no podrán seguir jugando y el convenio club-futbolista se anulará.

Las condiciones parecieran ser denigrantes, pero la ilusión de las jugadoras las impulsa para aceptar estos cláusulas para romper el estigma de que el balompié es sólo para hombres.

Además de las restricciones laborales, el reglamento impuesto por la Federación Mexicana de Futbol también ha causado revuelo. El torneo es para jugadoras menores de 23 años y cada equipo sólo tendrá cupo para cuatro jugadoras mayores, de las cuales sólo dos podrán ser convocadas a partidos.

Otro de los puntos polémicos es la exclusión de las futbolistas mexicoamericanas, ya que sólo podrán jugar mujeres que hayan nacido en territorio mexicano.

Este es un aspecto que marginó a muchas de las jugadoras que formaron parte de la selección nacional, la cual por lo general estaba integrada por jóvenes que nacieron en Estados Unidos pero que tienen ascendencia mexicana.

Las condiciones no rompen la ilusión de jugar

La seleccionada nacional Mónica Ocampo es una de las estrellas en el certamen, debido a su amplía trayectoria que en algún momento le permitió ser considerada como una de las 20 mejores jugadoras del mundo, así como por el talento que demostró en la Copa MX con la playera de Pachuca.

“La liga Femenil es un sueño que se ha venido buscando”, dice emocionada, pero subraya que hubiera sido importante que “hicieran antes este torneo” porque el fútbol de mujeres ha existido desde hace años y hay muchas chicas que debido al límite de edad no podrán participar. “Ojalá sea el primer escalón y sigamos adelante”, dijo Ocampo.

La arquera Gabriela Herrera, quien será compañera de Ocampo con las Tuzas, narró que el balompié le ha dado casi todo lo que tiene ahora. La guardameta proviene de una familia humilde, su padre es vigilante y su madre es mesera. Gaby tenía el talento para patear y atajar el esférico como pocas mujeres.

En una ocasión recibió una oferta de una beca deportiva por parte de una universidad estadounidense, pero no pudo aceptarla ya que le pedían el 10 por ciento de la colegiatura y no tenía los recursos para pagar esa cifra minina para tener una educación de calidad.

Yo trabajaba 10 horas como mesera y en ese entonces sólo podía pagar una carrera. Pero el futbol me dio la oportunidad estudiar en una universidad mexicana también con beca deportiva”, explicó.

Con su habilidad para leer los disparos de las delanteras y detenerlos, Herrera disputó el Mundial Street Soccer de Holanda 2015. La Universidad del Valle de México la becó para que pudiera terminar la preparatoria y también estudiara una carrera universitaria. Todo gracias al fútbol.

El nuevo reto en su carrera es la Liga MX Femenil. “Esta es una gran oportunidad porque vamos a ser profesionales y la verdad es un orgullo estar aquí”, expresó con la esperanza de que este proyecto será la puerta para que el fútbol, el deporte con más afición en México, finalmente de le espacio que merecen las mujeres.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search