UN JUEGO DE FUTBOL PARA DERRIBAR MONTAÑAS

Cristina Herrera

A veces se trata de derribar montañas… literalmente. Para todo aquel que piensa que las mujeres no pueden, no deben o no saben jugar al futbol, la jugadora jordana Yasmeen Shabsough tiene una respuesta: “Denme un balón y se los podré mostrar”.

Yasmeen es sólo una de las futbolistas profesionales de todo el mundo que este 24 de junio intentará escalar el Monte Kilimanjaro, la montaña más alta de África con 5,891 metros sobre el nivel del mar, y luego, jugar un encuentro de futbol de 90 minutos debajo de la cumbre para mostrar, de una manera metafórica, que las mujeres pueden derribar montañas.

Si tienen éxito, éste será el partido de futbol jugado a mayor altitud en la historia con lo que impondrán un récord mundial. Pero más allá de un récord, su objetivo es crear conciencia y recaudar fondos para el desarrollo del futbol femenil a nivel mundial y para las organizaciones que lo apoyan.

“La falta de igualdad de representación de las mujeres y en el deporte es terrible en todos los ámbitos”, aseguró en un comunicado Erin Blankenship, co-fundadora del Equal Playing Field, nombre que se le ha dado al evento.

“El Equal Playing Field, está apuntando a las desigualdades sistemáticas que las niñas y las mujeres enfrentan y que limitan sus posibilidades, su aceptación y su valor como deportistas y personas, empezando por las que ocurren en un campo de futbol”, asegura.

La idea de este evento es desafiar las normas sociales que se han impuesto a niñas y mujeres y, del mismo modo, reconocer la desigualdad sistemática y estructurada que enfrenta el género, no sólo en el deporte, sino en la mayoría de los aspectos de su vida.

Las jugadoras-escaladoras proceden de países de todo el mundo, entre ellas se encuentra la ex defensa mexicana Mónica González, quien asegura “estoy subiendo el Monte Kilimanjaro con Equal Playing Field, para las chicas que quieren salir a jugar, pero no pueden o no tienen la oportunidad”.

González, ex capitana de la selección nacional femenil, explica que para ella fue difícil portar el número 4 en la playera nacional, el mismo que Rafa Márquez, con la diferencia que ella ganaba 300 dólares por juego, mientras el michoacano se embolsaba millones de dólares por la misma actividad.

TE RECOMENDAMOS NUESTRO POST

FUTBOLISTAS VAN POR RÉCORD GUINNESS E IGUALDAD EN LO MÁS ALTO DEL KILIMANJARO

Además de Mónica, en el encuentro estarán otras futbolistas que han jugado Copas del Mundo, algunas otras que han crecido en países donde ver a una niña o mujer jugando al futbol todavía despierta miradas de escrutinio de los vecinos, como por ejemplo, Yasmeen Shabsough.

Otra de las estrellas será Portia Modise, tiene el récord de más apariciones en su carrera con la selección sudafricana, con 124 apariciones y 101 goles.

Pero la idea de la iniciativa, más que reunir a diversas figuras, es garantizar el acceso a un juego del que cada una de las participantes se ha enamorado: el futbol.

Para Yasmeen Shabsough y su compañera Haneen Al-Khatib, sus ansias de jugar no siempre han sido entendidas o respetadas. Ambas recuerdan que cuando empezaron a jugar para la selección juvenil de Jordania, los estadios la mayoría de las veces lucían casi vacíos.

“Al principio, no era aceptable”, explicó Al-Khatib al sitio web A Plus. “La mentalidad de la gente es que el futbol es sólo para los niños. No teníamos apoyo, sólo el de nuestras familias y teníamos que apoyarnos la una a la otra”.

Pero tras la ayuda del príncipe Alí, presidente de la federación de futbol de Jordania y vicepresidente de la FIFA por Asia entre el 2011 y el 2015, quien defendió el deporte femenil en ese país y ayudó a que se quitará la prohibición de la FIFA de llevar un velo durante los partidos, más personas comenzaron a aceptar a su equipo nacional.

La iniciativa Equal Playing Field, hasta ahora, cuenta con el apoyo de las organizaciones Football for Peace y Discover Football female perspectives, además de los patrocinios de A Spire, IFA, Pitchero, aunado a las empresas Tesalate, Hoo-rag, Zaini, que proveerán a las participantes de ropa y aditamentos, y de las clínicas de futbol Park e IGI.

Además de las jugadoras, estará también la ex árbitro internacional avalada por FIFA Jaqui Huford, quien destacó la importancia del proyecto. Huford asegura que el objetivo del juego era aumentar la conciencia de la desigualdad en el deporte y la importancia del financiamiento para el desarrollo del futbol femenil.

“El campo de juego no es igual, por lo que queremos poner de relieve los problemas y hacer que la gente piense en el deporte femenil”, dijo.

Hurford ha arbitrado algunos de los partidos más importantes en el deporte, incluyendo los cuartos de final de 2011 en el Mundial femenil entres Estados Unidos y Brasil. El papel de la árbitro de 38 años de edad, en el proyecto Equal Playing Field, es ser la representante oficial de la FIFA y garantizar que el juego cumpla con los criterios del Récord Mundial Guinness World Record.

No obstante, el apoyo para el equipo será importante pues cada jugadora debe conseguir, al menos, unos 7,000 dólares para el viaje, pues se reunirán en Tanzania y de ahí juntas realizarán la escalada al Monte Kilimanjaro.

“Jugamos al futbol porque nos gusta. Estamos subiendo al Kilimanjaro porque somos aventureras y tomadoras de riesgo que buscamos un reto. Somos mujeres de muchos países y edades que queremos romper un récord mundial porque sabemos que podemos hacerlo”, explica en su página de internet la organización .

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search