BUSCAR EL SUEÑO AMERICANO SERÁ MÁS COMPLICADO PARA LAS ATLETAS

Por Cristina Herrera

Los Juegos Olímpicos de Río 2016 volvieron a marcar un hito en la historia de Estados Unidos, pues en esta justa, las mujeres volvieron a ser mayoría sobre los hombres en la delegación de aquel país, al igual que había ocurrido en la competencia veraniega de Londres 2012.

Pese a que las mujeres han tomado fuerza en el ámbito deportivo, lo cierto es que la llegada a la presidencia de Donald Trump, parece que tendrá un impacto en el mundo del deporte, en concreto en el deporte femenil y, por ende, a aquellas mujeres como las golfistas, futbolistas y nadadoras mexicanas que entrenan en aquel país.

Y es que apenas hace unos días, el nuevo presidente de Estados Unidos designó a Betsy DeVos como secretaria de educación, organismo que está a cargo, entre otros ámbitos, del deporte.

Lo que preocupa de DeVos, son sus puntos de vista sobre armas de fuego en las escuelas, la privatización de las escuelas, y la legislación contra la discriminación, además de su falta de experiencia en el gobierno.

Así, los programas federales que proporcionan oportunidades de deporte y salud de las mujeres y las niñas en las comunidades marginadas podrían reducirse, mientras que las escuelas privadas podrían tener diferentes normas de derechos civiles que las escuelas públicas, y el financiamiento podría ser desviado de la Oficina de Derechos Civiles, con lo que dicho organismo no podría hacer frente a las quejas del Título IX y hacer cumplir plenamente la ley.

El Título IX, es una ley federal de derechos civiles que prohíbe la discriminación sexual en cualquier ámbito de la educación con fondos federales, no solamente de los deportes. También ofrece protecciones para estudiantes embarazadas o con hijos, las víctimas de acoso sexual y la violencia sexual.

A lo largo de los ocho años de gobierno de Obama, el deporte femenil vio un enorme auge, tanto dentro como fuera del campo. Varias ligas deportivas de mujeres, tales como la NWHL, se formaron, mientras que otras, como la WNBA, vieron un impulso; el equipo de futbol femenil de Estados Unidos ganó la Copa Mundial de 2015; mientras que las mujeres estadounidenses triunfaron sobre los hombres en el número de medallas tanto en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 como en Río 2016.

Obama también amplió el papel del título IX, contrario a la política de su predecesor, George W. Bush, que puso en marcha requisitos más estrictos para garantizar la igualdad de género en los deportes escolares. Trump potencialmente podría volver a esa política, seguir con la de Obama o tomar una postura diferente sobre el tema.

De acuerdo con datos de la Oficina de Derechos Civiles de Estados Unidos, el 80 por ciento de las quejas del Título IX presentadas ante dicho organismo tiene que ver directamente con la parte de la legislación en el deporte, que dice que las instituciones educativas que reciben fondos federales deben proporcionar a las atletas la misma oportunidad de participar en el deporte, así como la igualdad de acceso a las becas y las instalaciones deportivas.

Por lo tanto, la designación de DeVos podría significar un menor número de oportunidades para las niñas en el deporte, en particular las niñas de color, latinas e inmigrantes lo que tendría consecuencias de por vida para las niñas.
Desde que se promulgó el Título IX, las oportunidades para las mujeres en el deporte en este país se han disparado. En el año escolar 1971-1972, las niñas representaban sólo el siete por ciento de todos los atletas de la escuela secundaria. Hoy, ese número es del 42 por ciento. Las mujeres han tenido un aumento similar en el deporte universitario – cuando se promulgó el Título IX, había sólo 30,000 niñas que practican deportes en la universidad-. Hoy, ese número es de más de 214,000 y entre ellas, hay atletas mexicanas que han obtenido becas para desarrollarse en sus diferentes deportes, como la misma golfista María Fassi, quien forma parte de la Universidad de Arkansas.
Mientras que las mujeres todavía no tienen el mismo acceso a los deportes en comparación con los hombres, los Estados Unidos está siendo visto como un bastión de oportunidades para las mujeres atletas en las escuelas. Esto fue particularmente evidente en los Juegos Olímpicos de Río de 2016, cuando Estados Unidos envió un equipo con 30 mujeres más que hombres.

Aunado a todo ello, bajo la administración Trump, es probable que haya muchos menos fondos federales disponibles para los deportes y los programas de salud para las niñas, especialmente en las comunidades marginadas, latinas y, por supuesto, aquellas en donde predomina población inmigrante.

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search